miércoles, 25 de noviembre de 2009

SUEÑOS Y RECUERDOS

A veces me quedo quieto, totalmente inmovil. Observando y pensando. ¿Cuál es el origen de toda emoción o por qué siento las cosas de la manera en que las siento?

Es dificil describir el sonido del mar. De las olas rompiéndose contra la orilla.
Describir el calor, la humedad, la luz... Mis imágenes son en blanco y negro. Soy pequeño, un niño de no más de 4 años. Me pongo un flotador y salgo corriendo. Doy pasos cortos y rápidos. A medida que me acerco a la orilla mis pies dejan de quemarse al chocar con la arena. El agua está fría. Entro corriendo, a grandes saltos y voy a chocar de frente con las olas. Me imagino que son muros de acero y que nadie más en el mundo puede romperlos. Soy un niño, puedo imaginar lo que quiera. Incluso puedo creer que en realidad soy el más fuerte. Nadie me lo va a discutir en ese momento. Después de un rato destruyendo muros de agua salada decido volver pero algo extraño sucede. Muevo piernas y manos y trato de avanzar, sin embargo cada vez estoy más lejos de la orilla. Avanzo un metro, retrocedo 2 y medio. Cada vez mas fuerte, cada vez más cansado y cada vez más lejos. Miro a mi lado. El rompeolas me mira y para nada me hace gracia ver como rebota el agua contra sus rocas. Abro mucho los ojos, entreabro la boca y se me escapa un lamento. Si, hace un momento era el más fuerte del mundo, pero ahora soy un niño asustado. De pronto alguien llega. No logro ver su cara. Agarra mi flotador y me lleva a rastras hasta la orilla... y entonces despierto. De nuevo estoy en mi frio cuarto, aunque algo perdido.

¿Son recuerdos o sueños? ¿Recuerdo mis sueños? ¿Sueño mis recuerdos?
Quizás simplemente los invento. Inventor de sueños y recuerdos

Sentados en el suelo. ¿Estoy sordo, o el mundo es insonoro? Los colores son extraños
o al menos lo son en los personajes secundarios. Amigos que pasan alrededor y van tomando asiento. Entonces llegas tú. Tu color es real. Apareces, buscas un lugar donde sentarte tu también, no sé lo que estamos esperando todos a ver, pero parece importante. Tengo miedo, se que ya no quieres estar junto a mi. Sin atreverme a mirar tus ojos deseo que te sientes junto a mi, pero eso es poco probable. Yo ya no soy nadie. Te acercas. Te sientas delante de mi apoyando tu espalda en mi abdomen, tu cabeza en mi pecho y tus manos descansando sobre mis rodillas. Calma, sosiego, calor... tentado a acariciar tus brazos, pero temeroso de que te apartes entonces. El paisaje cambia. Ya no estamos sentados en frente de una gran pantalla rodeados por una multitud. Los 2 descansamos. Acurrucada, tu cuerpo se acopla al mio, tu cabeza reposa sobre mi brazo que hace de almohada y mis manos se entrelazan con las tuyas. Es un sueño, lo sé, pero aún así me fascino con el suave aroma de tu cuello y la forma de tu espalda... y entonces despierto. No abro los ojos, intento mantener el sueño unos minutos más. Decido entonces que hoy no saldré de mi cama mientras mantenga tu imaginado calor. Ahora mismo es el lugar más seguro para mi.

¿Cuanto cuesta un poco de ilusión? Quiero vivir un sueño, o vivir en un sueño.
Quiero saber que no invento nada, que todo es real. Quiero ser parte de mi propio sueño. Una vida, un año, un dia o un sólo segundo.


sábado, 21 de noviembre de 2009

ENTRE LATIDOS

Tic... tac... tic... tac...
con extrema lentitud la aguja describe círculos bordeando una esfera plagada de números.
La persiana a medio subir, esconde un cielo triste que rompe a llorar al notar tu presencia.
El viento, con un fino sílbido, intenta encontrarte y saber si estás bien.
¿Lo estás?

Tus párpados queman, tus ojos piden descanso, y tu cuerpo no puede hacer ya nada más.
Cierras los ojos, y aunque te mantienes despierto buscas llegar a otra realidad.
Pero estás tan hastiado que ni siquiera en tus sueños te puedes esconder.
Tic....... tac........ tic....... tac.....
El paso de la eternidad, a cada segundo. Forjando un destino de ilusiones deshechas.
Quizás entre rotos y descosidos puedas encontrar la magia perdida.
¿Crees que podrás?

Sólo necesitas sentir el tacto de su piel.
El sabor de sus labios y el calor de su cuerpo.
Un segundo, sólo durante un inolvidable segundo y viajar hasta alli donde nadie más a llegado siquiera a soñar. Sólo un segundo de sensaciones humanas...

...............tic............
...............tac...........
................tic.............
................tac...........

martes, 10 de noviembre de 2009

EL DESCANSO DEL GUERRERO (Recuerdos del asesino...)


Con el recuerdo de aquella noche
intento buscar la calma que hasta ahora no he logrado encontrar.
En realidad no sé muy bien qué es lo que busco.
No sé si busco descanso, han sido tiempos difíciles.
A lo mejor lo que busco es esconderme porque
ya no tengo valor para enfrentarme a nadie.
Puede que sólo busque un lugar donde disfrutar tranquilo de la tristeza.
El mundo que dejo fuera de mi ataud...
es extraño, sólo puedo recordarlo en tonos grises.
La última luz se fué cuando ella cerró sus ojos
y nunca más volvió. Se llevo la luz y sólo quedó el frio y la humedad del otoño
un otoño que nunca termina. La niebla, la lluvia y el vaho al hablar...
Te llevaste todas las sensaciones agradables y ya nadie puede recuperarlas.
Consumo el poco oxigeno que queda a mi alrededor
y poco a poco me duermo. Me duermo al tiempo en que mi imaginación
busca alguna alternativa a esta oscuridad.
Una alternativa que me haga salir algún dia afuera
y buscarte de nuevo...
Imagino... imagino que tengo recuerdos
de dias azules con el calor del sol.
Intento imaginar que no necesito una manta para poder dormir
Imaginaré que los huracanes y las tormentas deciden tomarse un respiro...
Imagino que sigues ahí.
Con tu mirada endiablada, dura y desafiante.
Buscándote un lugar para descansar, puede que no muy lejos de mi.
Puede que incluso estés a mi lado.
Imagina que volvemos atrás en el tiempo,
a aquel dia en que aun no había comenzado este camino,
esta guerra, este mundo irreal de sueños torcidos.
Imagina que no nos conocemos.
Imagina que por algún motivo, sin conocerme... me imaginas.
Eso hago mientras pierdo la consciencia.
Imaginarme que no te conozco, que no sé quien eres
ni como eres.
Imagino cómo me gustaría que fueras...
En realidad te imagino tal como eres.
Imagino el calor de tu voz a través de tus palabras escritas.
Imagino la profundidad de tus ojos mientras te descubres asombrada frente a mis textos.
Imagino el contraste entre la fuerza de tus brazos y la suavidad de tu tacto.
Imagina que los 2 sabemos las preguntas
y también sabemos las respuestas.
Imagina que un dia intercambiamos miradas y,
en ese preciso momento todo deja de ser imaginación
y empezamos a reemplazar la triste realidad
por sueños de paz, descanso, energía y calor...
Imaginemos que llega el dia en que no es necesario matar,
luchar, ni siquiera suspirar.
Imagínanos descansando uno junto al otro
sin miedo, sin lágrimas...
sin pesadillas.
Imagina que ese día pudo ser ayer
puede ser hoy
puede ser mañana.
Los diablos, los asesinos, los guerreros;
todos son ángeles cuando descansan.

lunes, 9 de noviembre de 2009

LEVÁNTATE Y GRITA

Humedad, tierra, barro.
Mis puños cerrados se hunden en un charco de fango.
Exhausto, caigo de rodillas y el lodo apenas me deja mover.
Respiro. No puedo levantar la cabeza y mis jadeos rebotan contra las pocas hojas
que quedan en los árboles. La lluvia limpia mi sudor que a su vez chorrea por mis sucias greñas tapándome la cara y la vision.
Miro hacia arriba, el pelo se pega a mi cara.
Las gotas resbalan por mis cejas y se cuelan en mis ojos provocándome un gran escozor. Dentro de un segundo me levantaré y volveré a intentarlo.
Tan solo siento rabia. Soy como un animal malherido.
Mi boca entreabierta exhala un veneno mortal. Mi lengua juguetea con mis afilados colmillos,
es una señal de que pronto volveré a saltar.
Ya no siento dolor, ya no siento desánimo, ya no pienso en las consecuencias.
Ahora sólo importa ser capaz de levantarme de nuevo, de salir del fango, de dar un paso más.
Da igual estar solo, da igual estar perdido. Da igual haber perdido la cordura.
Sigue tu instinto. Vuelve a gruñir, vuelve a levantarte y vuelve a ser el más fuerte.
Recupera tu sitio, recupera tu identidad.
Vuelve a ser tú y consigue que vuelvan a verte como tal como eras.
El universo no está en tu contra, eres tú quien le reta
y eres tú el único que puede vencerle.
Eso es Asesino, levanta el pie, haz fuerza, rompe tus cadenas y vuelve a gruñir...