viernes, 3 de agosto de 2012

LOCOMOTORA MORADA

Ni siquiera hay color.
No es en blanco y negro, ni transparente.
Tampoco tiene relieve.

Es una manta en el campo,
unos árboles con hojas secas.
Una locomotora de color morado con las ruedas rosas.
y cuando por fin logro ver esos 2 colores
todo se desvanece.

No hay nada antes y toda una vida después.

Sin hacer tanto esfuerzo hya una gran colección de recuerdos 
que siendo buenos y malos, 
muy agradables o demasiado tristes, 
los quiero matener.

Al fin y al cabo soy el resultado de lo que ellos me provocaron
y me da miedo pensar 
que algún dia alguna extraña enfermedad se los pueda llevar, 
y con ellos todos los demás.

Comprender que poco a poco os iría olvidando, 
hasta olvidar este último pensamiento.

Mirar al espejo y no saber quién está ahí. 
Tener un segundo de lucidez para descubrirte cuidándome 
y volver a castigarte con mi olvido.

Tú eres quien menos se lo merece.

Olvidar que alguien ha muerto y redescubrirlo, 
volver a preguntar por su nombre 
y volver a sentir su pérdida.

No saber ni entender nada... 
y no poder hacer nada para evitarlo,
tan sólo esperar la tragedia grabando cada segundo 
como si fuera a ser el último recuerdo y abrazarte a él 
como te abrazaste a aquella locomotora morada...