miércoles, 27 de octubre de 2010

VIENTOS

En algún momento he pensado que yo también hubiera huido de mi, sin conocer a nadie más.
Pero ¿hacia dónde huir?.

NORTE.
Mirando hacia el frío, no sé dónde está.
Hace tiempo que lo perdí y la brújula de los deseos no es capaz de señalar donde se encuentra.
Sin Norte no sé hacia donde mirar.
¿cómo iniciar el camino así de perdido?

Desorientado, entre la niebla espectral que me envuelve desde aquel día
sólo doy tumbos buscando una referencia, una guía, una ayuda.

Algo que me lleve de nuevo a tu lado, fantasma del pasado...

ESTE
Abro los ojos. Llega el día y su luz me hace daño.
La claridad del sol intensificada entre el manto de bruma.
Sé de donde vienes, o eso creo al menos.
Naces con la fuerza del Sol y tratas de darme calor.
Siempre es así, siempre en el mismo lugar.

Me das energía, sin embargo, cuando llegas a lo más alto de mi cielo
en algún momento dejas de ser tú, 
dejas de ser mi guía, mi referencia y mi ayuda.

Me gustaría parar el tiempo a tu lado en cada amanecer
y no tener que volver a esperar para poder verte.

OESTE
Llegaste en lo más alto.
Nos juntamos en las cimas del mundo.
Entonces te alejaste sin mirar atrás y yo, por correr detrás de tu rastro
perdí todo aquello que fui.

Despeñado, caí en la profundidad del mar, buscándote, 
sabiendo que no te encontraría.
No entendía que tú no estabas allí
si no más allá. Detrás del mar, del oceano,
de las montañas... del cielo.

Referencia confusa, guía hacia el mal
quisiera tu ayuda... pero sólo puedo verte caer,
ver como te escondes, como te llevas la luz
y me abandonas para dejarme otra vez
solitario entre las sombras.

SUR
De ti no sé nada.
Tan solo que eres la salvación para muchos.
Aves que cruzan el mundo huyendo del frío espectral del Norte.
Sirenas que mueren varadas buscando el calor de tu hogar...

Quizás eres el ser imposible que mi mente no quiere encontrar
porque, en el fondo, no quiero dejar de luchar.

Eres leyenda, pero necesito algo más,
necesito saber que existes, que me puedes dar calor
abrigo, descanso, paz...

Eres leyenda, eres un cuento, eres sólamente un sueño
y por eso no te encuentro, porque siempre estoy despierto.
No puedo pedir que aparezcas, asi que seguiré perdido.

Añorando a mi Norte.
Esperanzándome con el Este.
Desdichado por el Oeste.
Ignorado por el Sur.

martes, 26 de octubre de 2010

SUSPIROS, SILENCIO, FRIO.

Suspiros, silencio, frío. 
Tiempo pasado que ataca al presente y asusta al futuro.
Pudo ser una promesa, un recuerdo, un principio

Susurros de mi mente, 
traspasando la frontera de mi imaginación.
Palabras tatuadas en tu cerebro que,
por miedo, tu boca no se atreve a escupir.

Llegando más allá de los sentidos
escapando al entendimiento humano, 
donde no pueden ser alcanzados.

Esperando al final para poder empezar
a vivir en el recuerdo olvidado.

Viajando en el aire, desapercibido, aliviando tus miedos...
Escondido entre tu melancolía, sin conocerme, me echarás de menos.

martes, 19 de octubre de 2010

VACÍO

Hace tiempo que no escribo.
Hace tiempo que no leo,
que no escucho, que no hablo, que no pienso.
Pero sin dejar de pensar
me dedico a ver y a escuchar, a oir, a mirar.
Veo imágenes, escucho sonidos, sin prestarles mucha atención.
No importan.

Te recuerdo,
te recuerdo a medida que voy olvidando.
Sin tenerte, no te retengo
te dejo escapar y te obligo a marchar.
Pero no lo haces.
Ni te vas ni te quedas.

Con motivos para amarme, simplemente me ignoraste.
Con motivos para odiarme, simplemente me ignoraste.
Con motivos para ignorarme... simplemente te quedaste a mi lado.

No importa. Es un sueño roto sin sentido
del que sólo recuerdas lo que quieres recordar.
Al fin y al cabo, de entre lo bueno y lo malo
de la injusta división del todo y la nada
me queda tu respeto.

No es mucho. Tampoco es poco.
Es justo lo que queremos que sea.

Son las piedras de un camino, de una espiral que se acerca y se aleja mareada.
Una resaca que aleja las olas del mar. El viento sin huella, la huella sin aliento
el aliento sin vida y sin vida el recuerdo, y como el recuerdo la piedra.
La fría y silenciosa piedra de un camino que lleva a un destino.
Un destino que no entiendo. Un camino que no sigo.

Porque ya no te sigo... porque no quiero perderte.