martes, 27 de septiembre de 2011

SIN RENCOR

Me voy. Salgo por la puerta de atrás.
Intento ser discreto, no hacer ruido y pasar desapercibido.
Cuanto más tarde lo sepan mejor.

Atrás dejo mucho. Mucho bueno, malo y regular aunque tu te empeñaras
en que hubiera más peso en lo malo. Bastante más.

No me importa lo que suceda a partir de ahora.
Ni siquiera que mientas y trates de llenar mi nombre de mierda.
Estoy seguro de que eso lo harás porque mierda te sobra a paladas.
Es lo que eres: una grandísima puta mierda.

Cuélgate las medallas que quieras.
Eres libre de pensar lo que te apetezca.
Puedes engañarte a ti misma y pensar que eres la mejor.
No lo eres, tu lo sabes... y ellos también lo saben.

Comprueba cómo siempre has sido alguien más, del montón, 
de esos que se esconden cuando llega el momento de la verdad.
De los que previamente voceaban y se crecian ´bla bla bla´ cuando no vale nada ahi te creces.

Por mucho que intentes tapar la mugre te irá ganando terreno.
Es cuestión de tiempo que eso suceda. Entonces no te diré nada.
Sencillamente sonreiré. Hasta entonces puedes hablar y hablar, verdulera.
El veneno que escupes lubrica mis arterias
me da fuerza y sobre todo
me hace mas diferente de ti.

domingo, 25 de septiembre de 2011

C. D. B.

La gente muere de sentido común. Con una oportunidad perdida tras otra. La vida es presente, nada más.

Dicen que la persona que te sonríe una vez ya no te odia.
 ¿Es eso suficiente?
No, claro que no.Eso no va a atemorizar a tus demonios,
esos que te perturban.

Reposo, busco relajar mi cuerpo, pero es él mismo quien aprisiona y angustia mi espíritu.
¿Descanso? Intento armonizar mi mente, apartar la inseguridad y no sentirme asustado.
No volver a sentir ese miedo que solamente yo conozco.

Intento relajarme buscando sin dificultad un recuerdo de tu viva mirada y tu suave voz.
No me cuesta, ya sabes que me acompañan por siempre.
Sólo ahora consigo aislarlos del resto y entiendo que al tiempo que me quieres
tampoco me quieres y que sin querer pedirtelo te pido que lo vuelvas a hacer
pero que jamás lo repitas.

Es pensar en 2 tiempos, presente y futuro, y no saber qué decir.
No puedo encauzar un rio
ni tampoco puedo poner diques al mar.
Pero si puedo decidir disfrutar mientras muero aplastado por tus olas.

Carpe Diem Baby; postrado en la cama, debatiéndome entre la vida y la muerte, bajo el peso del incansable cansancio me abro paso entre mis afilados pensamientos y tus confusas palabras para recordar lo que en su dia un hombre sabio me dijo: "un hombre tiene que hacer lo que un hombre tiene que hacer".
Y con más tiempo por delante del que pueden marcar los relojes, pospongo y a la vez precipito mi suerte y mi muerte por caer a tus pies bajo el filo de una sonrisa... la tuya.