lunes, 2 de mayo de 2016

ORIGEN - PRÓLOGO

¿Cuándo ocurrió?
¿En qué momento empezó a resbalar entre los dedos,
a escaparse de las manos?
No lo sé. Nunca lo he sabido.

Ser capaz de sentir la presión asfixiante a cada momento,
darse cuenta de que hubo de empezar, sigilosa,
 nimia, casi imperceptible, de que fue creciendo de poco en poco,
formando un ser contigo.

Como una especie de virus
que te debilita tan poco a poco que no te das cuenta,
pero es tan constante que tampoco importa lo fuerte que seas.

Hubo señales, pero no las vi a tiempo.
Ya me volvi loco una vez. Las voces no salían de la cabeza.
Harley estaba hostigándome de una manera continua
y conseguir coserle la boca no fue tarea sencilla.

Ahora no grita, pero tampoco permanece en silencio
 y sin dejar de ignorarla al menos he conseguido que no me desconcentre.

Y en un esfuerzo infinito, en un esfuerzo imposible,
hago memoria y reuerdo uno por unos todos,
 absolutamente todos los segundos que ha tenido mi vida,
 recreandome especialmente en el dolor y en la frustración
y ahí están.... alli encuentro el origen